La economía circular en el mapa de ruta de Barcelona

Actualizado: 8 jun

Dolores Naharro


El Ayuntamiento de Barcelona presentó el año pasado el Barcelona Green Deal en el que la economía circular aparece como una herramienta clave para cumplir con los objetivos climáticos de la ciudad y, también en el 2021 en Barcelona Circular City, agentes clave de los sectores público y privado destacaron el potencial de la economía circular para Barcelona.



Foto de Logan Armstrong en Unsplash


En enero de 2020 el Ayuntamiento de Barcelona aprobaba la declaración de emergencia climática y aumentaba su objetivo de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), comprometiéndose a reducir la emisión de GEI en un 50% con respecto a los valores de 1992 y a ser ciudad neutra en carbono en el 2050.

Este compromiso, junto con el Plan de Acción por la Emergencia Climática, han hecho de Barcelona una de las ciudades integrantes del C40, la red de alcaldías de casi 100 ciudades líderes en el mundo que colaboran para llevar a cabo acciones urgentes para hacer frente a la crisis climática.


Un año después de la declaración de emergencia climática, el Ayuntamiento lanzaba el Barcelona Green Deal (BGD), en el que presentaba una visión de la ciudad como referente internacional en 3 ejes: Sostenibilidad, Competitividad y Equidad. El BGD es la agenda económica que se marca el Ayuntamiento para la próxima década. Consta de 10 objetivos estratégicos y más de 60 acciones para hacer frente a desafíos climáticos y sociales ya existentes, además de los generados por la pandemia, y supone la creación de 103.000 puestos de trabajo en los sectores verde y digital.

Bajo el eje Sostenibilidad, el BGD define 3 objetivos estratégicos: fomentar la economía circular y la transición ecológica, ser la ciudad de referencia para nuevos polos de actividad económica - donde destaca la apuesta de Barcelona por la economía azul -, y transformar el modelo turístico hacia el valor y la sostenibilidad.


Entre las acciones presentadas en el BGD destacan:

  • El desarrollo del Eje Besòs como un eje verde de la ciudad para dar un nuevo impulso a la actividad económica y al empleo vinculados a la actividad industrial innovadora y a la economía circular.

  • Creación en el Besòs de un polo de conocimiento e innovación vinculados con la economía verde y circular, con previsión de convertirse en una nueva incubadora de startups“verdes”.

  • Creación de un fondo de inversiones de hasta 50 millones de euros municipales para acelerar la transición energética de la ciudad y captar la inversión privada para poder invertir conjuntamente, como mínimo, 166 millones de euros en proyectos de rehabilitación energética y de instalación de placas fotovoltaicas en Barcelona.

  • Alcanzar un acuerdo estratégico con los sectores de generación de energía fotovoltaica y rehabilitación energética, con el fin de fomentar comunidades energéticas, nuevos agentes operadores y la generación de perfiles laborales en este ámbito.

  • Fomentar buenas prácticas ambientales dentro del comercio y fomentar el consumo responsable por parte de la ciudadanía.

  • Reducir el impacto ecológico de la distribución comercial

  • Transformar el Puerto Olímpico en un clúster de la economía azul dedicado a iniciativas innovadoras relacionadas con el mundo de la náutica y la sostenibilidad entre otras.


La agenda económica BGD viene apoyada por un presupuesto con una dotación de 672 millones de euros para el período 2020-23 y es que la apuesta de Barcelona por la economía circular y la transición ecológica es vista por la ciudad como una necesidad para crear una ciudad sostenible y verde y, a la vez, como una oportunidad para generar innovación, crecimiento económico y competitividad.

El trabajo realizado hasta ahora por Barcelona ha obtenido reconocimiento internacional. La ciudad ha sido seleccionada a principios de este año como la mejor urbe en Europa por su estrategia de promoción de inversiones, forma parte del grupo de 100 ciudades escogidas por la Comisión Europa para integrar la EU Missions, el grupo de ciudades inteligentes y climáticamente neutras en 2030, y el próximo mes de octubre acogerá la Sustainable Ocean Summit, la cumbre mundial dedicada a la sostenibilidad de los océanos.

También en el 2021, en el marco del Barcelona Circular City, organizado por Circular Economy Club Barcelona con la colaboración de Barcelona Activa - Ajuntament de Barcelona, se reunieron a agentes clave de la ciudad de los sectores público y privado, academia y tercer sector para identificar los principales desafíos de la ciudad y estrategias circulares.


Como resultado, un gran número de soluciones y acciones ejecutables fueron propuestas, tales como el diseño e instalación de depósitos de agua en las súper islas con el fin de recoger las aguas grises de edificios y reutilizarlas para otros usos o el incluir requisitos de circularidad de los envases en compras públicas y licitaciones.


Los trabajos desarrollados durante el Barcelona Circular City muestran que la ciudad cuenta con importantes oportunidades que aprovechar de la transición hacia la circularidad y para hacerlo se requerirá dar un gran impulso a la innovación y a la colaboración. Transitar hacia la economía circular sólo será posible si se produce de forma sistémica, en un proceso en el que todos los agentes de la ciudad, Administración Pública, empresas, academia y ciudadanía, entre otros, están involucrados y participan de forma colaborativa.